sumario
cine
contacta
 


Toro: El pasado siempre vuelve
Laura Brasstein Martín
26/04/2016



FICHA TÉCNICA DE 'TORO'

+ Dirección: Kike Maíllo
+ Guión:
Rafael Cobos, Fernando Navarro
+ País: España
+ Año: 2016
+ Duración
: 106 min.
+ Interpretación: Mario Casas (Toro), Luis Tosar (López), José Sacristán (Romano), Claudia Canal (Diana), Ingrid García-Jonsson (Estrella), Luichi Macías (Tita), José Manuel Poga y Christian Mulas (esbirros), Alberto López (soplón), Nya de la Rubia, Manuel Salas, Ignacio Herráez .
+ Producción: Enrique López Lavigne, Belén Atienza, Mercedes Gamero, Mikel Lejarza, Farruco Gastroman y Sergi Casamitjana
+ Fotografía: Arnau Valls Colomer
+ Música: Joel Iriarte Aka (Joe Crepúsculo)
+ Montaje: Elena Ruíz
+ Vestuario: Óscar de la Visitación

Toro es un thriller de acción que transcurre en 48 horas. Durante esos dos días la vida de dos hermanos dará un vuelco impresionante. Los hermanos, tras un hecho muy trágico para ambos, se reencuentran después de cinco años. Uno ha estado en la cárcel. El otro ha robado a un peligroso capo y ahora huye junto a Diana, su hija pequeña. Los tres emprenden un viaje en el que aparecen las viejas heridas del pasado y en el que los hermanos se ven obligados a entenderse para salvar la vida.


En la que es su segunda película, Kike Maíllo, su primer film Eva (2011) logró el Goya como Mejor dirección novel, agarra el thriller por los cuernos, no esquiva la violencia, aunque, desde mi punto de vista, se queda algo corto. Aúna clásicos setenteros americanos, aunque para ser más precisos habría que decir italo-americanos, véase Coppola o Scorsese, con un toque de sabor andaluz. Hace hincapié en ciertos símbolos, en cierta iconografía hispana, como es la Semana Santa, con sus vírgenes y sus cornetas.

  

  

El caldo de cultivo de Toro es la España contemporánea de la corrupción política y social. Se trata de una historia alrededor de los bajos fondos de la Costa del Sol, en la que un chico trata de dejar su pasado atrás, pero este le persigue y termina “casi” tomándose la justicia por su mano.
La narración es ágil, aunque sin salirse de un guión bastante previsible. Tiene grandes dosis tanto de brutalidad como de afecto. Lo primero lo da Romano y sus esbirros, y lo segundo Toro y Estrella, aunque también López y su hija Diana o Tita con López, Toro y Diana.

Es una cinta cuyas escasas frases casi sobran, gracias a la banda sonora de Joe Crepúsculo y la fotografía de Arnau Valls Colomer que dan un cóctel sonoro y visual contundente. También hay que resaltar la energía de Mario Casas, en las escenas de acción, la soberbia presencia de Luis Tosar, la contundencia del grandísimo José Sacristán y la sutilidad de Ingrid García-Jonsson.

  

Es como el mismo director ha definido: “Una historia de redención que tiene más de tragedia griega que elementos de otras películas clásicas parecidas. Lo que el protagonista hace es entrar, lentamente, en una zona de pesadilla, y el público penetra en su mente y en su locura. Toro es una olla a presión y todo le da igual. Una vez ha visto que tiene que ayudar a su hermano y que no puede quedarse con los brazos cruzados, su rabia es el motor de la acción”.

 

Un Thriller sin sexo, pero con mucho amor, con toques de western y, lleno de puñetazos, sangre y disparos. Te engancha a través de una combinación entre lujo y caspa, estilización formal y estética hortera. En definitiva una historia de flamenco, familia, gangsters y traición. Y sólo cabe añadir que podría habersele sacado más partido a la trama, dándole un toque más de dureza, y algo más de historia a los personajes.